ABOGADOS A SU SERVICIO 

                                                                                                                        "NO HAY PROBLEMAS,  HAY SOLUCIONES"                                                                                                                       

 
 


 

Derecho Penal

PROLEX está especializado en cualquier asunto relacionado con el Derecho Penal, asumiendo y orientando tanto la defensa como la acusación de nuestros Clientes, todo ello con una visión interdisciplinar y con la experiencia que genera el permanente contacto con la realidadabordando los delitos y faltas del Código Penal, con una especial reserva y atención al Derecho Procesal Penal.


 

PROLEX desde el inicio de su andadura ha puesto especial énfasis en el derecho procesal penal ya que determina las reglas del procedimiento penal, y tiene un carácter eminentemente técnico que debe ser conocido y aplicado a lo largo de todo el proceso penal, y así en:
 




 

  • la fase de instrucción: investigación de la policía judicial o del Ministerio Fiscal, instrucción judicial; 
  • la fase intermedia: escrito de acusación, apertura del juicio oral, escrito de defensa;
  • la fase de juicio oral: acto del juicio y sentencia; 
  • la fase de recurso;
  • la fase de ejecución


 

Los Juzgados y los Tribunales y los órganos policiales están sometidos al imperio de la ley y deben respetar las normas procedimentales que tutelan los derechos fundamentales del detenido.

El derecho procesal penal tiene por objeto regular la actividad jurisdiccional del Derecho Penal material desde el momento en que un ciudadano es detenido e incluso con anterioridad hasta que es dictada la sentencia definitiva.

Los presupuestos procesales del derecho procesal penal son requisitos imprescindibles, necesarios e indispensables para la protección de los derechos fundamentales y los intereses legítimos del ciudadano, en caso contrario el derecho a la tutela judicial efectiva sería meramente una intención; por todo ello, PROLEX ha potenciado, potencia y potenciará la formación en el derecho procesal penal para defender a sus Clientes de cualquier arbitrariedad policial o judicial, mediante el uso debido de las normas procedimentales.

El Derecho Procesal Penal es el manto protector de la libertad;

su vulneración, un atentado a la libertad

 

Especialización y Experiencia

 

  • Habeas Corpus
  • Declaraciones policiales y primeras instrucciones judiciales.
  • Recursos de reforma y apelación contra auto de prisión provisional, de entrada y registro en domicilio, de intervención de las telecomunicaciones.
  • Recurso de amparo.
  • Incidente de nulidad de actuaciones.
  • Delitos contra la salud pública: tráfico de estupefacientes.
  • Delitos contra las personas: lesiones, amenazas, coacciones, contra la integridad moral.
  • Delitos económicos y contra el patrimonio: robo con fuerza, robo con violencia, hurto, apropiación indebida, estafa, falsedades, delitos societarios, blanqueo, insolvencia punible, falsificaciones, daños, defraudaciones, etc.
  • Delitos contra la seguridad vial:  alcoholemias,  conducción sin carné, desobediencia a la autoridad, omisión del deber de socorro o conducción temeraria. 
  • Delitos en el ámbito de la familia: violencia doméstica (VIDO), abandono de familia, impago de pensiones, sustracción de menores, etc.
  • Delitos contra el honor: calumnia e injuria.
  • Delitos contra la seguridad social y los derechos de los trabajadores
  • Delitos contra la libertad sexual: agresión sexual, abuso sexual, acoso sexual, etc. 
  • Delitos contra la propiedad intelectual e industrial: Infracción de Patentes y modelos de utilidad, difusión de secretos empresariales, protección penal de derechos de propiedad intelectual e industrial.
  • Delitos contra la administración de justicia: prevaricación, encubrimiento, acusación y denuncias falsas, simulación de delitos, falso testimonio, obstrucción a la justicia, deslealtad profesional, quebrantamiento de condena.
  • Negligencias médicas

- Control de alcoholemia


 

En ocasiones nos hemos preguntado: ¿qué personas están obligadas a someterse a la realización de las pruebas de alcoholemia, y de dónde nace esta obligación?


 

Respecto a la primera de las cuestiones establece el artículo 21 del Reglamento General de Circulación qué personas están obligadas a la investigación del nivel de alcohol a través de la prueba de alcoholemia, diferenciando entre un criterio objetivo y subjetivo, determinando:


 

- una obligación genérica para someterse a las pruebas que se establezcan para la detección de las posibles intoxicaciones por alcohol a todos los conductores de vehículos y de bicicletas;


 

- y por otra lado, determina un criterio personal fijado por un hecho circunstancial, obligando a su realización a los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación.


 

De este modo, los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico podrán someter a la prueba de alcoholemia:

- A cualquier usuario de la vía o conductor de vehículo implicado directamente como posible responsable en un accidente de circulación.

- Quienes conduzcan cualquier vehículo con síntomas evidentes, manifestaciones que denoten o hechos que permitan razonablemente presumir que lo hacen bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

- Los conductores que sean denunciados por la comisión de alguna de las infracciones a las normas contenidas en este Reglamento.


 

Respecto a la segunda de las cuestiones, en nacimiento de esta obligación de realizar las pruebas para la detección de alcohol a las personas las personas descritas en el art. 21 RGC, se haya de la prohibición para circular por las vías objeto de la legislación sobre tráfico, establecida en el art. 12.1 de la Ley, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial de Tráfico en relación con el art. 27 del Reglamento General de Circulación, a los conductores de vehículos o bicicletas que hayan ingerido o incorporado a su organismo psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, entre las que se incluirán, en cualquier caso, los medicamentos u otras sustancias bajo cuyo efecto se altere el estado físico o mental apropiado para circular sin peligro.


 

¿Qué tipo de pruebas se realizan para la detección de sustancias estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas?


 

De acuerdo con el art. 28 del Reglamento General de Circulación, las pruebas consistirán en la realización de un reconocimiento médico de la persona obligada, junto con los análisis clínicos que el médico forense o personal facultativo del centro sanitario estimen más adecuados.

Para el caso de que el interesado lo solicite o por orden judicial a efectos de contrastar los resultados, las pruebas podrán repetirse, pudiendo consistir estas en análisis de sangre, orina u otros análogos.

Dichas pruebas consistirán normalmente en la verificación del aire espirado mediante alcoholímetros autorizados, se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia del tráfico. En caso de realizarse pruebas médicas, el personal sanitario estará obligado en todo caso, a dar cuenta de los resultados de éstas tanto a la autoridad judicial, como ala Jefatura Centralde Tráfico y a las autoridades municipales competentes.

También se deduce obligación, del artículo 796.1.7ª dela Ley de Enjuiciamiento Criminal, para la realización del test indiciario salival, así como para facilitar saliva en cantidad suficiente para su análisis en laboratorios homologados.


 

En caso de que el obligado se niegue a la realización de las pruebas, el agente podrá proceder a la inmediata inmovilización del vehículo, toda vez que la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, así como la infracción de la obligación de someterse a las pruebas para su detección, esta  considerada como infracción muy grave.


 

En caso de negativa a efectuar las pruebas de alcoholemia se procederá a la imputación de un presunto delito contra la seguridad vial del artículo 383 del Código Penal.